Hasta hace algunos años era un poco difícil imaginar que el internet y la tecnología influyeran tanto en la toma de decisiones de una empresa, pero, lo cierto, es que, con la llegada de las nuevas tecnologías, esto es posible.

¿Cómo sucede esto? En esta era, la información en formato digital se reproduce muy velozmente, lo cual genera una cantidad de datos lo suficiente grande como para ser analizada y procesada, esta data es conocida como Big Data.

Y su análisis permite obtener resultados con detalles relevantes que posibilitan la identificación del cliente ideal para conocer sus necesidades y trazar un plan estratégico en base a ellas.

Ahora bien, ¿por qué es importante la estrategia del Big Data?

En esta era de la transformación digital, no es muy difícil darse cuenta del potencial que tiene el Big Data, y por supuesto, las empresas, también se han dado cuenta de ello.

Por tal motivo, muchas han apostado por emplearlo como punto clave de la creación estratégica, con el objetivo de identificar los deseos del consumidor para optimizar las campañas y por supuesto, para aumentar el número de ventas.

Por ello, en las más grandes corporaciones, la estrategia se basa básicamente en incorporar el análisis y procesamiento del Big Data para extraer el valor, la veracidad y la relación entre un gran volumen de datos.

Así se podrán poner todas las cartas sobre la mesa para tomar decisiones en cuanto a qué camino tomar y qué inversiones próximas y futuras se deben realizar.

El Big Data se ha posicionado como el aliado ideal de las empresas, puesto que optimiza y mejora todos los procesos y tareas que deben llevarse a cabo.

¿Cómo definir la estrategia?

Las bases de un proyecto siempre van a ser los objetivos y la metas que se establecen al comenzar el mismo, esto por supuesto, garantiza el éxito de cualquier proyecto.

Pero, cuando las empresas deciden empezar a emplear el Big Data, además de los objetivos y metas, deben establecer una serie de recursos para desarrollar y consolidar el sistema de análisis y control de las empresas.

A través, de esta consolidación, las organizaciones garantizan el buen desarrollo de la estrategia, al tener una entrada y salida de información óptima.

A continuación, vamos a echarle un vistazo a los elementos que necesitamos para la definición de la estrategia y asegurar el éxito de la misma:

Objetivos de inversión

En cualquier proyecto se deben trazar objetivos económicos para saber cuanto se puede invertir.

Este caso puntual que es Big Data, la empresa debe identificar cuanto está dispuesta a invertir en la personalización de la tecnología.

Así como también, saber cuánto sería el retorno por inversión y cuáles son los resultados que se esperan a largo o corto plazo.

Implementación de recursos tecnológicos

Los recursos tecnológicos están estrechamente relacionados con el punto anterior: la inversión; puesto que, hay que saber con cuanto contamos.

Una vez que tengamos definido el presupuesto a invertir, es momento de implementar los recursos tecnológicos para desarrollar la tecnología.

Además, es importante realizar una evaluación constante de las capacidades de los recursos, observar la escalabilidad y el almacenamiento de los datos informativos que comprende el proyecto para consolidar el éxito.

Liderazgo del proyecto

¿Quién lidera el proyecto? Quizás esta es una de las preguntas que más te rondan en la cabeza, y sí, tiene sentido que tengas esta duda, puesto que, es necesario que un científico de datos entre en juego.

El científico de datos es un elemento clave en el proceso del Big Data, puesto que, el cuenta con la expertis y el conocimiento necesario para determinar como recopilar los datos, las fuentes, la medición y los programas que se deben emplear para implementar un sistema de análisis de data.

Este experto en Big Data, puede formar un equipo dentro de la organización o se puede contratar una empresa que se dedique a realizar estos procesos.

Usuario y cliente

Es parte fundamental de la estrategia, saber de mano del experto o la persona que lidera el proyecto, cómo es la experiencia del usuario final, porque, lo cierto es que el cliente espera facilitar y optimizar los procesos.

Por tanto, los colaboradores o participantes del proyecto son de vital importancia para que el proceso fluya acorde al objetivo que se planteó en un comienzo.

¿Cuáles son los pasos para establecer la estrategia?

Al momento de establecer el Big Data como estrategia, es importante seguir una serie de pasos que se centran completamente en las acciones que se realizan en el análisis de los datos.

Estas acciones abarcan los aspectos más importantes del análisis, así como la tecnología a emplear, el presupuesto y el seguimiento del proceso de la mano de profesionales que interpreten la información recolectada desde el origen hasta el destino.

Los pasos a seguir por los expertos para formular la estrategia del Big Data son:

1. Tener acceso a los datos

En un principio se deben establecer parámetros como determinar de dónde proceden los datos y los tipos de fuentes que hay que tener en cuenta.

Para ello, la empresa debe conocer el acceso a estos datos y establecer cuáles son los criterios necesarios de selección y recolección en base al volumen, variedad, velocidad, veracidad y valor propio de cada dato recolectado.

Ahora bien, en esta fase la empresa debe implementar un sistema tecnológico que permita la estructuración de un proceso repetible, con el fin de formar un patrón que constituya una argumentación firme al momento de almacenar la data.

2. Integrar los datos en un mismo espacio

En este punto se requiere de la experiencia y el conocimiento del científico de datos, puesto que, el ayudará definir el sistema tecnológico que eligió la empresa.

Con el fin de poder tener la capacidad de agrupar, ordenar y agrupar patrones que permitan integrarlos en un mismo espacio, puesto que, los datos recogidos no vienen de la misma forma.

3. Limpiar los datos

Este paso es muy importante, puesto que, no todos los datos recolectados son útiles, esto quiere decir que pueden repetirse, tener errores, ser imprecisos, incompletos o pueden no estar definidos.

Por tanto, los especialistas deben llevar a cabo el proceso de la limpieza de los mismos para depurarlos y extraer los que realmente contienen información relevante y útil.

4. Controlar y organizar

Cuando se decide crear una estrategia basada en el Big Data en una empresa es fundamental que la recolección de datos sea de calidad, además, es primordial que se lleve un control de la data y que la misma se encuentre organizada

Es por ello, que se han creado diversas fuentes de control, solo debes identificar una que sea confiable para poder organizar los datos por categorías.

5. Protegerla para evitar filtraciones

Proteger y preservar la seguridad de los datos es primordial, ya que, al generarse una filtración de la información recolectada, no se podrá volver a recuperar, además, no se sabe a ciencia cierta a donde van a parar los datos y para qué los van a emplear.

Por ello, es fundamental estar alertar y aumentar lo más que se pueda la seguridad.

6. Relacionar la data y el negocio

Es fundamental, establecer y determinar la relación entre los datos y el negocio, para así, poder determinar que se quiere lograr y cuáles caminos tomar para lograrlo.

7. Aprovechar la información

La información recolectada debe ser aprovechada y la mejor manera de hacerlo es mediante la creación de cuadros de mando, personalización de datos y una serie de gráficos o variables interpretativas.

Ya que, esto permite que los directivos de las empresas, puedan entenderlos con facilidad y puedan tomar decisiones certeras mediante los datos que se han recolectado y analizado.

Cada día, son más las empresas que rigen sus estrategias por medio del Big Data, ya que, los resultados obtenidos han generado un crecimiento bastante significante en las ventas.

Y tú, ¿qué esperas para empezar a crear estrategias por medio del Big Data?