Compartir

Las grandes empresas en América Latina no están innovando lo suficiente y están quedándose atrás a comparación de las del resto del mundo, y las Startups están afiatándose en un duro campo.

Las empresas de la región tienen 20% menos probabilidad de introducir un nuevo producto comparado a las que operan en otros países en desarrollo en Asia central y Europa del este.

Además, Latinoamérica sigue siendo la región con más desigualdad económica del mundo.

Según el World Bank, más de 20 millones de los jóvenes de la región (1 de cada 5) no tienen trabajo y tampoco van al colegio. La región necesita crear más y mejores oportunidades.

Los startups pueden ser la solución, ya que están enfocados en la innovación. Los gobiernos de la región han estado impulsando el crecimiento en este sector junto a varias organizaciones y universidades.

En el Perú, el Ministerio de Producción lanzó la iniciativa Startup Perú para apoyar el crecimiento de startups y la innovación que conlleva.

startupperu

Hasta la fecha, el gobierno ha asignado US$ 10 millones, y los emprendedores generaron más de 3,000 empleos con un sueldo promedio por encima de los S/. 2,000 (US$ 600).

Estos emprendimientos han atraído hasta el 2017 cerca de S/. 77 millones de capital privado, tanto local como internacional.

Los startups van a formar el futuro de Latinoamérica

El World Economic Forum hizo una encuesta a jóvenes entre 15 y 29 años de la región. Descubrieron que uno de los factores más importantes en el empoderamiento de jóvenes era el emprendimiento y el ecosistema de startups.

Ellos también identificaron lo que los jóvenes sentían que eran los problemas más serios de sus respectivos países: corrupción en el gobierno, la falta de educación, la inseguridad y la falta de oportunidades económicas.

grafico startups

Muchos de los startups que se fundan en la región están abarcando estos problemas a base de innovación y ante la frustración de sus gobiernos.

En cuanto a la inseguridad, el joven peruano Moisés Salazar ha creado Reach, un App que notifica incidentes delictivos reportados alrededor de donde uno está parado.

Este ya opera desde fines del 2017 y, a la fecha, cuenta con 20 mil usuarios, los cuales se concentran en Perú, México y Costa Rica.

También está Base Operations, una empresa social que ayuda a sus usuarios a navegar de forma segura en sus ciudades usando datos que provienen de distintas fuentes, incluyendo datos gubernamentales, noticias, contribuciones de usuarios y organizaciones asociadas.

Para combatir la falta de educación, varios startups han propuesto algunas alternativas.

Laboratoria, un startup Peruano, trabaja para que miles de mujeres en América Latina desarrollen carreras en tecnología que cambien su futuro y hagan más diversa a la industria.

laboratoria

A través de su bootcamp, mujeres que no tuvieron acceso a educación de calidad, pueden convertirse en desarrolladoras web y diseñadoras de experiencia de usuario.

Laboratoria ha tenido mucho éxito y se ha expandido a México y Chile, además de tener más de 800 egresadas con más de 80% de colocación laboral.

También hay startups como Lab4U en Chile. Este es un App que utiliza los sensores incorporados en smartphones y tablets convirtiéndolos en instrumentos de laboratorio y además ayuda a los profesores con currículos y experimentos prediseñados.

En Brasil también está eduK, una plataforma de cursos online dirigida a pequeños emprendedores.

El crecimiento de inversiones en América Latina

Actualmente estamos pasando por la fase avanzada de la revolución de las tecnologías del internet.

Según el trabajo de Carlota Perez, este es el momento en donde los mercados centrales se saturan y el capital financiero se mueve hacia los países en desarrollo.

tecnology map

En los últimos años, la inversión en tecnología en América Latina no pasaba los US$ 500 millones, pero en el 2017 alcanzó los US$ 1.1 billones y la tendencia parece ser positiva; tan solo en el primer cuarto del año 2018, ya se ha invertido más de US$ 600 millones.

momentum is gathering

Esto también ha sido impulsado gracias a que entre el 2010 y el 2015 se incrementó del 7% al 58% el acceso a internet a través de teléfonos en la población latinoamericana.

El aumento de inversión proveniente de China en la región

El capital de riesgo Chino invertido en Latinoamérica ha alcanzado el US$ 1 billion desde el comienzo del 2017, comparado con tan solo US$ 30 millones el 2015.

Hace dos años, Tang Xin nunca había ido a México, y ahora ha construido Noticias Águila, uno de los Apps más populares en el país.

Este app ya cuenta con más de 20 millones de usuarios. Lo más sorprendente es que Tang y su equipo de desarrollo siguen operando desde Shenzhen, una de las múltiples ciudades en China enfocadas en tecnología.

‘’La competencia en China es tan fuerte que pequeñas empresas sienten que tiene más sentido buscar oportunidades en otros sitios.’’ – Tang Xin.

Hay varias otras startups chinas que están entrando a la región. Tian Ge Interactive Holdings quiere construir una plataforma fintech en México. Ofo, una plataforma para compartir bicicletas basadas en Beijing también quiere expandirse a México y luego el resto de la región.

Hace tan solo una semana, la empresa multinacional china Tencent invirtió US$ 180 millones en Nubank, un fintech startup en Brasil que cuenta con 20 millones de aplicaciones para sus tarjetas.

nubank

La necesidad de conectar emprendedores y fundadores en América Latina

Uno de los problemas para los startups de la región es que sus mercados locales no son lo suficientemente grandes para crecer, con la excepción de Brasil.

El ambiente de startups tiende a centrarse alrededor de emprendedores exitosos y pequeños grupos cerrados en países específicos.

Aún no existe una red consolidada para startups y emprendedores de la región que les permita conectarse y construir relaciones prósperas con socios en otros países y potenciales inversionistas.

Por más que la inversión en la región sigue incrementando en conjunto con el apoyo del gobierno y de varias instituciones, el soporte entre emprendedores de la región es una de las últimas piezas faltantes para que América Latina pueda crecer y competir con el resto del mundo.