Internet de las cosas (IoT) y los grandes datos están estrechamente relacionados y, aunque no son lo mismo, es muy difícil hablar de uno sin el otro.

Antes de analizar su conexión, echemos un vistazo más de cerca a estas dos prácticas.

Más dispositivos y objetos ahora están vinculados a Internet, transmitiendo los datos que recopilan para su análisis.

Aquí, el objetivo es utilizar estos datos para aprender más sobre las tendencias y los patrones que se pueden utilizar para tener un impacto positivo en nuestro estilo de vida, conservación de energía, transporte y salud.

Sin embargo, los datos en sí no crean estos objetivos, sino las soluciones que surgen de su examen y localización de las respuestas que necesitamos.

En relación con este futuro, dos términos que se han discutido son el Internet de las cosas (IoT) y el big data.

Estos están estrechamente relacionados y, aunque no son lo mismo, es muy difícil hablar de uno sin el otro.

Antes de analizar su conexión, echemos un vistazo más de cerca a estas dos prácticas:

Big Data

El término big data existía mucho antes de que IoT llegara para realizar análisis.

Cuando la información demuestra veracidad, velocidad, variedad y volumen, se interpreta como big data.

Esto equivale a una gran cantidad de datos que pueden ser desestructurados y estructurados, mientras que la velocidad se refiere a la velocidad de procesamiento de datos y la veracidad gobierna su incertidumbre.

Internet de las Cosas

La idea de IoT es tomar una amplia gama de cosas y convertirlas en objetos inteligentes, desde automóviles, relojes, refrigeradores y vías férreas.

Normalmente, los productos que no se vincularían a Internet y que podrían adquirir y administrar datos, se proporcionan con chips de computadora y sensores con el fin de recopilar datos.

Sin embargo, a diferencia de los chips utilizados en dispositivos móviles, teléfonos inteligentes y PC, estos chips se utilizan principalmente para recopilar datos que especifican el rendimiento del producto y los patrones de uso del cliente.

Los datos de los dispositivos de IoT se encuentran en big data y esta información se mide en función de ellos.

Pronto, IoT tocará todas y cada una de las facetas de nuestras vidas: hogares inteligentes, fabricación, transporte y bienes de consumo como dispositivos portátiles, teléfonos inteligentes y más.

Reuniendo IoT y Big Data

Esta tecnología disruptiva necesita nuevas infraestructuras, incluidas aplicaciones de software y hardware, así como un sistema operativo; las empresas deben manejar la afluencia de datos que comienzan a fluir y examinarlos en tiempo real a medida que evolucionan por minuto.

Ahí es donde el big data llega a la imagen; las herramientas de análisis de big data tienen la capacidad de manejar grandes volúmenes de datos generados desde dispositivos IoT que crean un flujo continuo de información.

Pero, para diferenciarlos, IoT proporciona datos de los que el análisis de big data puede extraer información para generar las percepciones requeridas.

Sin embargo, IoT conduce los datos en una escala completamente diferente, por lo que la solución analítica debe satisfacer sus necesidades de procesamiento e ingestión rápida, seguida de una extracción rápida y precisa.

Hay muchas soluciones disponibles que proporcionan análisis casi en tiempo real en conjuntos de datos de gran tamaño, y necesariamente cambian una base de datos de rack completo en un servidor pequeño que procesa hasta 100 TB, por lo que se necesita una pequeña cantidad de hardware.

La base de datos analítica de la próxima generación aprovecha la tecnología GPU, lo que permite una reducción aún mayor del hardware, es decir, 5 TB en una computadora portátil o una gran base de datos en el automóvil.

Esto ayuda en gran medida a las organizaciones de IoT a correlacionar la cantidad en evolución de conjuntos de datos, lo que les ayuda a adaptarse a las tendencias cambiantes y adquirir respuestas en tiempo real, resolviendo el desafío con respecto al tamaño y comprometiendo el rendimiento.

Desafíos

Se proyecta que para 2020, se utilizarán 20.8 mil millones de cosas en todo el mundo, a medida que IoT continúe su expansión; y como resultado, también seremos testigos de problemas importantes de seguridad y de ciberseguridad, ya que los piratas informáticos entrarán en los sistemas de tráfico, la red eléctrica y cualquier otro sistema que esté vinculado y contenga datos confidenciales que puedan cerrar ciudades enteras.

Las plataformas de seguridad de Internet como Zscaler brindan protección de dispositivos IoT contra el acceso no autorizado de datos con una solución basada en la nube.

Puede enrutar el tráfico a través de la plataforma e implementar políticas para los dispositivos para que no interactúen con servidores innecesarios.

Big data y IoT comparten un futuro muy unido. Es evidente que los dos campos generarán nuevas soluciones y oportunidades que tendrán un impacto duradero.

IoT y Big Data están trabajando juntos

Hay muchos ejemplos de big data e IoT que funcionan bien juntos para ofrecer análisis y perspectivas.

Un ejemplo de este tipo está representado por las organizaciones navieras. Han estado utilizando análisis de big data y datos de sensores para mejorar la eficiencia, ahorrar dinero y reducir su impacto ambiental.

Utilizan sensores en sus vehículos de entrega para controlar el estado del motor, el número de paradas, el kilometraje, las millas por galón y la velocidad.

IoT y big data están creando olas en la gran agricultura. En esta área, el campo conecta los monitores de sistemas a los niveles de humedad y transmite estos datos a los agricultores a través de una conexión inalámbrica.

Esta información permitirá a los agricultores averiguar cuándo los cultivos están alcanzando los niveles óptimos de humedad.

Y el último ejemplo que me gustaría discutir aquí es la gestión de recursos humanos.

Las aplicaciones de IoT y los conceptos de big data en este campo aumentan la productividad y la efectividad.

Algunas de las ventajas aquí son la selección mejorada de talentos y la asignación de empleos con las habilidades y rasgos de personalidad requeridos.

Según una encuesta realizada por Peoplehr, es evidente que tanto el análisis de big data como el IoT tienen un papel importante que desempeñar en la gestión de recursos humanos.

Conclusión

El desarrollo de un proceso para convertir datos en información procesable es una parte crucial del éxito en big data e IoT.

McKinsey afirma que las estrategias abiertas que dicen «proporcione sus datos y le brindaremos nuevos conocimientos» no son suficientes.

Las empresas deben pensar a través de la calidad de la información que están obteniendo y, en consecuencia, diseñar sus sistemas para optimizar este proceso.

Con un aumento en la cantidad de dispositivos conectados, las organizaciones tendrán más oportunidades de utilizar estos dispositivos para recopilar datos relevantes y útiles que pueden mejorar sus procesos de negocios.