Compartir

Tanto los emprendedores como las empresas se rompen el alma y la cabeza en identificar qué productos pueden ofrecer para el público y cómo optimizar procesos dentro de su negocio para obtener la mejor rentabilidad.

Asimismo, muchas empresas llevan utilizando los mismos procesos dentro de sus empresas durante décadas que sólo estancan el desarrollo y no los permite crecer.

Resulta ser altamente frustrante encontrar los insights correctos para desarrollar los productos que tanto quisieran que fuesen perfectos.

Existen muchos métodos que se vienen aplicando durante los últimos años para poder solucionar este problema que tanto envuelve a cualquier negocio.

No podemos seguir pretendiendo utilizar encuestas y focusgroups para identificar las opiniones de nuestro publico en base a recaudar información relevante para nuestros proyectos.

Estas metodologías son comprobadas ineficientes por diversas razones:

1.- Las encuestan están estructuradas con respuestas previamente establecidas por las cuales nosotros hemos considerado las correctas.

¿Por qué seguimos limitando nuestro camino a los descubrimientos?

2.- La ineficiencia de los focusgroups parte de que estamos basándonos en la opinión colectiva ya que se dejan influenciar por las respuestas de los demás.

Por otro lado, se tiende a valorar la respuesta de la persona que presenta mayor liderazgo, finalmente estamos lanzando un producto, el cual depende de toda una inversión de por medio en base a 5 sujetos que no han dado una respuesta relevante digna de ser llamada

Tenemos que tener bien en claro que lo que queremos identificar es lo que “nosotros no sabíamos que no sabíamos” literalmente.

Como bien dijo Steve Jobs alguna vez, no es trabajo del cliente saber qué es lo que quiere.

El trabajo de identificar los insights para poder crear el mejor producto se encuentra en el día a día del público objetivo, y dichos insights no te los vas a descubrir con una simple encuesta, ni te los van a decir en una simple entrevista.

¿Qué es lo que debemos hacer para poder acercarnos más a estas respuestas que tanto necesitamos?

Pues todo parte por tu cliente, tu usuario, tu público objetivo.

El proceso de Customer and ProductDevelopment surgió por la necesidad de obtener información relevante en beneficio de sus negocios.

Todo comienza por conocer bien a este perfil identificado, relaciónate bien con él, hazte su amigo, que al fin y al cabo, estás aquí para solucionarles la vida… ¿no?

La manera de crear los mejores productos parte por extraer información relevante, analizarla, implementar soluciones con respecto a las capacidades de tu negocio.

Así también idear un prototipo, testear su eficiencia para comprobar su efectividad y así poder lanzarlo testeando constantemente su desarrollo en el mercado.

Imaginemos que tenemos el negocio de creación de CRMs (CustomerRelationship Management), la plataforma revolucionaria de fidelización de clientes para marketing y comercial.

Retrocedamos el tiempo a donde todavía no existía nuestro majestuoso producto:

Primero debemos investigar el día a día de los usuarios que podrían utilizar dicha plataforma.

No buscamos gerentes generales que sólo toman decisiones, debemos buscar al perfil de persona que estaría en contacto con las herramientas del rubro de la empresa.

Como analistas de marketing y ejecutivos comerciales que son los que verdaderamente están sintiendo cada proceso de trabajo.

Te reuniste con ellos para explorar cómo es su día a día, qué les toma mayor tiempo en realizar algún especifico trabajo, donde pierden control de información, entre otros factores que determinan sus puntos de dolor.

Pues identificaste que su objetivo era fidelizar a sus clientes actuales, pero perdían mucho tiempo en enviar correos, sacar métricas y números del rendimiento.

Así también tener mapeado a toda el área comercial y medir su efectividad en sus métodos comerciales, registrar la información de clientes en una base de datos, etc.

Regresaste a la oficina a investigar con tu equipo en las capacidades que tenían para poder solucionar estos puntos de dolor.

Descubriste que sería ideal poder registrar la información relevante del cliente, registrar cada email enviado y poder programar cada uno para enviarlos a las horas más adecuadas, saber todo el historial de cada cliente dentro de tu negocio, identificar cómo fue que llegó a ti, entre otros elementos ideales.

Conversaste con tu equipo y crearon una plataforma en donde todo el personal tenga acceso.

Se pueden registrar a los clientes llenando una base de datos interna en donde puedes obtener las características mencionadas utilizando la ayuda de un diseñador y un programador y tienes un prototipo.

Regresas donde las personas con las que te reuniste a enseñarles este prototipo para que lo prueben, saber cuánto estarían dispuestos a pagar por una herramienta de este tipo etc.

Al final del día estás solucionando y automatizando procesos en una simple plataforma que se basa en el orden.

Pues les diste un tiempo para probar su efectividad y te diste cuenta que les facilitaste mucho su trabajo y recibiste recomendaciones que suman el desarrollo de este nuevo producto.

Las consideraste para mejorarlo pues ya tienes la primera versión de tu nuevo producto.

Lo lanzaste al mercado y te mantuviste atento a todo el feedback por parte de este perfil constantemente y el resultado fue haber creado esta majestuosa herramienta que resulta ser indispensable en todo negocio moderno.

Este mismo proceso sirve para negocios con mayor o menor complejidad, pero todo aprte por tener un buen input para conocer los puntos de dolor de tu publico usuario, cruzarlos con tus capacidades para idear soluciones, testearlas y lanzar un producto.

La clave es nunca dejar de realizar pruebas constantemente, este proceso se volverá un círculo el cual te dará el punto de partida para tanto crear nuevos productos, como optimizar procesos dentro de tu negocio.

La clave está en el usuario.