La ciencia de datos es la pieza clave en el marketing científico, debido a que es una manera efectiva y confiable de obtener un diagnóstico fiel del comportamiento del consumidor online.

 

Esta información permite realizar una sólida estrategia digital respaldada por una investigación valiosa acerca de la mejor manera de impactar a los segmentos de mercado.

 

Con el marketing científico, gracias a la data se pueden identificar insights potentes que impactan considerablemente en la afectación que puedas provocar con tu campaña de marketing. Y a través del contenido de valor con el que deleites a tu audiencia, podrás acortar la brecha de efectividad y el margen de error en el logro de tus objetivos.

En este sentido, contar con una enorme cantidad de información es una gran ventaja, siempre y cuando se cuente con la capacidad para comprenderla, interpretarla, y aplicarla. 

 

Si los responsables de marketing no saben cómo utilizar esta información de manera significativa, estos datos se vuelven inútiles. Razón por la cual, es indispensable integrar la ciencia de datos en la ecuación de marketing. 

« El indicador estelar es el ROI«

La manera en que el marketing científico empodera a este indicador de gestión es a través de un impacto directo e indirecto. Los datos no solo muestran el ROI, sino que también se nutre a si mismo debido a que necesita números para justificar los números.

 

El retorno de la inversión es la métrica de evaluación y medición del desempeño expresada como una razón o un porcentaje, y hay varias formas de calcularlo. Una de las fórmulas más comunes es dividir el ingreso neto (ganancias – costo de inversión) por el costo de inversión.

Sin embargo, en este caso la pregunta no debería ser «¿qué es el ROI?», Sino más bien «¿qué puede significar?». El paso inicial para calcular el ROI es definir qué significa «éxito» para la gestión, y considerar todas las rutas que intervienen y contribuyen en el camino a las ventas.

El impacto indirecto radica en la generación de contenido de valor, ya que gracias a la información de las ciencias auxiliares, y las herramientas innovadoras de las dispone el marketing científico, se puede determinar con más fiabilidad a la audiencia, los formatos más adecuados a comunicar, y la periodicidad de publicación según el comportamiento en social media del target.

 

El impacto directo por otro lado, está enfocado en cuantificar con mayor precisión los criterios para una estrategia de marketing correctamente sustentada, en base al procesamiento de información, big data, experimentación, y planificación en la inversión.

 

Te invitamos a mejorar la efectividad de tus campañas conociendo más al respecto del marketing científico en los blogs de Velogig, o ponte en contacto con nosotros para una asesoría integral.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.