Instagram cuenta con más de 1000 millones de usuarios activos al mes (Statista, abril 2019). Es la segunda red con más engagement tras Facebook y la que más ha crecido en los últimos años. Hacer publicidad en la red social de Instagram es una prioridad para muchas empresas a día de hoy.

Si has hecho un análisis de tu audiencia y descubierto que tu público objetivo se concentra en Instagram, seguramente se te haya pasado por la cabeza la idea de explorar las oportunidades publicitarias que esta red social puede ofrecerte.

Desde que llegara la publicidad en Instagram en 2015, la red social no ha parado de añadir nuevos formatos con los que conseguir tus objetivos.

En este post encontrarás un repaso por todos ellos, y las mejores recomendaciones para optimizar tus resultados en cada uno.

Lanzar una campaña de publicidad en Instagram

Aunque la publicidad en Instagram sea promoción en redes sociales, no todas funcionan de la misma manera. Por eso es importante que comprendas los conceptos básicos antes de empezar a anunciarte.

Aunque la publicidad en Instagram sea promoción en redes sociales, no todas funcionan de la misma manera. Por eso es importante que comprendas los conceptos básicos antes de empezar a anunciarte.

Los Instagram Ads aparecerán en los feeds de noticias de los usuarios que hayas seleccionado como tu target objetivo. Estas publicaciones estarán marcadas con la etiqueta Anuncios. Para decidir si aparecen o no, se sigue un criterio de selección basado en la puja y en la relevancia para el usuario.

Además de lo que te acabamos de explicar, es importante conocer las tipologías de anuncios de Instagram:

Anuncios con foto

Los clásicos: imagen más copy (el texto que acompaña a tus fotos).

Puede usarse para todos los objetivos, y si añades una URL, Facebook te dará la opción de elegir entre todos sus CTAs disponibles.

Importante: Si piensas incluir texto en la imagen, asegúrate de que no supera la proporción de texto e imagen que indican las normas de Facebook

Es especialmente útil para atraer tráfico a tu perfil y conseguir nuevos seguidores desde el contenido, pues les estarás mostrando lo que pueden encontrar en tu feed y eso a priori te ayudará a construir una comunidad más sólida.

Si tu meta es conseguir notoriedad, te recomendamos no trabajarlo desde el objetivo de reach sino desde brand awareness. A la velocidad que consumimos contenido en Instagram, es fácil ser impactado por un anuncio y apenas haberle prestado atención, por lo que así te asegurarás de que Facebook lo distribuye a aquellos usuarios con mayor posibilidad de recordarlo.

Sobre la descripción de la imagen hay teorías de todo tipo: que si más breve mayor conversión, que si más largo más engagement.

Anuncios con vídeo

Un paso más en la publicidad en Instagram: en vez de foto podremos usar un vídeo. Es especialmente útil para demostraciones de producto, conceptos algo complicados de explicar en una sola foto o historias.

Instagram te permite publicitar hasta vídeos de 60 segundos, pero a no ser que la historia que se refleje sea especialmente interesante, lo normal es que más del 50% de los impactados no consuma ni el 25% del vídeo. Por eso, asegurate de contar lo más importante en los primeros 3 segundos.

Podrás conocer el número de personas que llegan a ver parte o la totalidad vídeo en la vista de Vídeo Engagement de tu dashboard de campañas del Business Manager.

Anuncios en secuencia

Como sucedía con el vídeo, te serán de gran ayuda si quieres mostrar diferentes usos de tu producto, modelos, colecciones, o contar historias. Suelen conseguir muy buenos resultados de conversión, ya que ofrecen más información a los usuarios sobre nuestro producto o servicio sin salir de la aplicación.

Anuncios en Instagram Stories

Al ser tan visuales y a pantalla completa, han demostrado captar mayor atención y optimizar mejor nuestra inversión. De hecho, durante el último año este ha sido el tipo de publicidad en Instagram en el que de media se han conseguido los precios más baratos.

En cuanto posibilidades de objetivos y formatos es muy versátil: podrás subir tanto vídeos como fotos, y no solo uno de cada, también podrás montar como anuncios sucesiones de fotos o vídeos (carousel).

Si apuestas por esta última opción, pon especial ojo en el ratio entre el número de personas que consumen el primer vídeo y el último. Además también está disponible en el formato Instant Experience, en el que podrás crear una landing page sin salir de la red social.

Anuncios de colección

Si cuentas con un catálogo en Facebook, también podrás hacer publicidad en Instagram usando este formato. En este caso, las creatividades será una foto o vídeo principal, acompañado de las fotos de producto que hayas subido para configurar tu colección. Esto lo hace bastante útil para generar notoriedad y dar contexto a un conjunto de productos de tu marca.

Una vez el usuario pulse sobre la publicación accederá a tu catálogo, y cuando esté dentro, al seleccionar alguno de los productos que lo compongan, Facebook le llevará a tu página.

Esto supone un clic más que si montas un carrousel dinámico de productos, por eso, si lo que buscas es conversión, te aconsejamos utilizar antes este formato que el de colección, por ser más directo.