Generalmente, suelo hablar acerca del Big Data y de los beneficios que le otorga a las empresas, entre otras cosas, pero, esta vez, no nos enfocaremos en el Big Data, si no, en su hermano menor, el Small Data ¡Acompañamos a conocer más!

Como bien sabemos, el internet y las nuevas tecnologías han invadido (en el buen sentido de la palabra) nuestro día a día, lo cual, nos ha hecho cada vez más dependientes de ellos para realizar cualquier tarea.

Entonces, a medida que utilizamos nuestros equipos tecnológicos para acceder al internet, creamos grandes cantidades de información, la cual figura en datos estructurados y no estructurados.

Esta gran cantidad de información o datos, originó lo que hoy en día conocemos como Big Data o proceso de análisis de grandes cantidades de datos, a través de recursos tecnológicos.

Ahora bien, el Big Data se hace presente en las grandes empresas con el fin de ayudar en la toma de decisiones, pero, muchas veces, la cantidad de datos que manejan puede ser muy grande y se dificulta su manejo, lo cual genera volver al análisis de datos básico: el Small Data.

¿Qué es el Small Data?

El Small Data es un conjunto de datos que poseen un formato y un volumen que lo hacen accesibles, informativos y procesables.

Su objetivo es hacer entendible al Big Data, conectando, organizando y empaquetando los datos para facilitar las tareas de todos los miembros de la empresa cada día.

Por otra parte, el Small Data hace que las empresas puedan obtener una cantidad de datos que sean procesables sin necesidad de invertir y adquirir en tipos de sistema tan grandes y tecnológicos como los que exige el análisis del Big Data.

En otras palabras, busca que las empresas empleen sus recursos eficientemente y no derrochen dinero en otras tecnologías, más costosas.

¿Cuál es la principal diferencia entre el Small Data y el Big Data?

El Small Data, como dijimos líneas arriba, es un conjunto de datos accesible, lo que quiere decir que se compone de porciones utilizables y fáciles de manejar.

Mientras que el Big Data, está compuesto por lo que conoce, las 3V del Big Data: Volumen de datos, Variedad de los tipos de datos y Velocidad a la que se procesan los datos.

Estas 3V, poseen información que, en la mayoría de los casos, solo es de fácil lectura para los expertos en el área de análisis de datos o los Data Analysts y Data Scientists.

Entonces, en caso de que no seas experto o no cuentes con el recurso humano necesario, es preferible apostar por el Small Data.

¿Cómo aplicar el Small Data?

La aplicación del Small Data se basa en 4 pasos importantes, los cuáles te presentaremos a continuación.

1. Es importante realizar una recopilación de datos que provengan de diferentes fuentes.

2. Posteriormente, se deben analizar los datos recopilados para poder darles un valor a los mismos.

3. Una vez que se hayan analizado los datos obtenidos, se deben interpretar para poder sacar conclusiones y tener una visión mucho más clara y objetiva del cliente y cuáles son sus necesidades.

4. Y, por último, se proceden a diseñar estrategias personalizadas basadas en las conclusiones obtenidas de nuestro cliente.

Es fundamental que estas estrategias, estén dirigidas a la optimización de procesos y mejoras de producto o servicio.

Y, ¿qué herramientas debemos emplear?

Existen múltiples herramientas que puedes emplear, pero, es importante mencionar que debes escogerlas en base a tu negocio, puesto que no será lo mismo, utilizar una herramienta para un retail que para un restaurant.

Así que, para identificar y reconocer la herramienta que te es útil, debes realizar una investigación y analizar los pros y los contras de cada una de ellas. Puedes empezar investigando las herramientas que se encuentran en la nube:

Google analytics, heatmap, mailchimp, Alexa, AdWords, SEOSSiteCheckup, entre otras.

Sin embargo, puedes echar un vistazo a herramientas como Pentaho, la cual se especializa en la integración de datos recopilados provenientes de diferentes fuentes.

Además, son de mucha utilidad, cuando tengas que consolidar y analizar la información obtenida y lo mejor, desde una sola plataforma.

¿Por qué utilizar Small Data?

Seguramente, a lo largo de este artículo te has estado preguntado el porqué usar Small Data es una buena alternativa, ya no te lo tendrás preguntar más, puesto que, te vamos a enumerar algunos motivos.

1. El Small Data nos rodea

Sí, aunque no lo creas el Small Data está más cercano a nosotros de lo que crees, puesto que, nuestras redes y canales sociales generan una gran cantidad de Small Data.

Estos datos están listos para ser recolectados, además, son de gran utilidad, ya que, proporcionan información valiosa para tomar decisiones de marketing y compra.

2. Se evidencia un aumento del ROI

Cuando utilizas Small Data, se crean estrategias y campañas que tengan un alto rango de eficacia para que puedas tener un retorno mucho más eficaz y en menos tiempo.

3. El Small Data forma un nuevo núcleo del CRM

Cuando utilizas Small Data, lo que se conoce como CRM Social, se emplea con el fin de crear una perspectiva completa y detallada de los clientes, por supuesto, incluyendo las segmentaciones, las personas influyentes y los competidores.

Es importante combinar todas las perspectivas que ofrecen los canales sociales y las campañas con el análisis web y los datos transaccionales para poder crear perfiles fundamentales de las nuevas soluciones de CRM.

4. Posee una amplia aplicación en el sector de consumo

Es increíble, pero sin darnos cuenta, estamos siento participes del resultado del Small Data, ¿cómo? desde nuestros dispositivos móviles, cada vez que optimizan nuestras compras, potencian una app o nos recomiendan una oferta.

Eso quiere decir que las empresas se están enfocando en nuestros gustos, en nuestro sentir como consumidores y, por ello, nos ofrecen lo que queremos ver.

5. Basta de suponer, crea estrategias de marketing basadas en datos

Muchas veces, creamos campañas, estrategias o segmentaciones solo porque seguimos nuestro instinto y pensamos que vamos a tener un retorno muy bueno, pero lo cierto es que esto no debería ser así.

Y ahí, es donde entra en juego el Small Data, el que se va a convertir en tu mejor aliado al momento de trazar una estrategia, ya que, te ayudará a interactuar de manera más personal con tus clientes para saber que desean en realidad.

Esto por supuesto, va a suponer un retorno mucho más positivo y mucho más rápido.

6. Está dirigida completamente al consumidor

El Small Data tiene como objetivo, ayudarte a conocer mucho mejor al usuario, qué necesita y cómo llegar a ellos mediante las interacciones, así podrás, crear estrategias y campañas, de acuerdo a lo que deseas.

7. La sencillez del Small Data

El Small Data busca hacer todos los procesos muchos más sencillos pero eficaces, ya que, se encarga de analizar los datos que realmente nos sean útiles para la generación de conclusiones.

Por supuesto, en muchos casos, va a ser necesario comenzar por el Big Data, pero, se rechazará toda aquella información innecesaria para el negocio y recolectando aquella que nos ayude a aclarar la situación que queramos medir.

¿Cuál será el futuro del Small Data?

En esta era tecnológica, los debates en torno al Small Data y el Big Data son mucho mayores y las opiniones son cada vez más divididas.

Unos desechan la idea del Big Data, puesto que, consideran que ahí no se refugia una oportunidad real y otros piensan que el Small Data les ofrece todo lo necesario, pero en pequeñas porciones digeribles.

Pero lo cierto, es que, a pesar de que los pequeños conjuntos de datos que ofrece el Small Data son suficientes para resolver muchos problemas y responder muchas interrogantes, siempre será necesario apostar por algo más grande.

Esto quiere decir que, si se desea aumentar a gran escala, es necesario crear e integrar paquetes pequeños de datos, los cuales pueden provenir de un monopolio mucho más grande como lo es el Big Data.

En conclusión, cada uno de ellos, tiene algo que ofrecer, pero teniendo un foco en común: el consumidor, la optimización de procesos y la toma de decisiones de las empresas.