Compartir

Con el panorama digital en constante cambio, la publicidad digital en redes sociales pagadas están cambiando a un ritmo rápido y furioso.

Hace solo unas semanas, Snapchat implementó el acceso de autoservicio a una amplia gama de sus productos publicitarios, y hemos visto a Facebook, Twitter y Pinterest ser más creativos con contenido pago interactivo y atractivo que refleja mejor la forma en que las personas Utiliza sus plataformas.

Recientemente, exploré las tendencias que nos impactarán ahora y en los próximos tres a cinco años, en el Innovation Congress de Social Fresh, un evento centrado en el marketing digital, los medios y la tecnología que nos impactará en el futuro cercano.

En el último año, la mayoría de las preguntas que he recibido de los clientes sobre publicidad social se han centrado en los factores de forma del contenido pagado: el “qué” y el “cómo”. Las tres primeras tendencias que comparto se centrarán en las áreas actuales.

1.- Compromiso con el contenido multimedia

¿Por qué el contenido de video es tan dominante en 2017? Todos sabemos lo fácil que es interpretar mal un correo electrónico, un tweet o un artículo.

El texto está limitado en la forma en que transmite el significado.

Los humanos han evolucionado para leer rostros, tono de voz y lenguaje corporal; y el rico contenido multimedia de video nos permite recuperar algunas de esas capacidades.

Un refrán popular en el campus de Facebook es que “la cámara es el nuevo teclado”, según un artículo en TechCrunch.

Con la facilidad de transmitir en vivo, compartir fotos y editar videos sobre la marcha, no es de extrañar por qué.

El video no solo es clave para contar historias, sino que es útil para comunicarse mucho en un corto espacio de tiempo, lo que puede ser clave en las campañas sociales pagas, donde puede que solo tenga de tres a cinco segundos para enganchar a alguien y mantenerlo en su anuncio.

2.- La publicidad nativa permite a los mercadólogos participar, en lugar de interrumpir

El objetivo de la publicidad nativa es ser relativamente discreto al proporcionar contenido basado en valores dentro de feeds, sitios y canales donde el público ya está participando.

Las empresas que están gastando sus dólares de publicidad en este espacio no necesariamente hablan de sus marcas, sino que están mostrando la relación de su marca con la comunidad más amplia o las tendencias culturales más amplias.

El beneficio de este tipo de contenido es que, cuando se ejecuta bien, puede ser más valioso para la audiencia porque proporciona un valor independiente además de hablar sobre la marca / producto.

En otras palabras, su objetivo es involucrar al público en su territorio.

En 2017, hay muchas marcas de medios (Buzzfeed, Refinery29, The New York Times) y personas influyentes que han encontrado las fórmulas correctas para crear piezas publicitarias nativas que se mantienen fieles a sus audiencias y resaltan bien a sus socios publicitarios.

Pero todavía hay espacio para mejorar. Debemos considerar las siguientes preguntas: ¿Deberían estas partes estar completamente desconectadas de las marcas de los anunciantes para que sean menos “publicitarias”? ¿O eso erosiona su valor para los anunciantes?

3.- Influencer Marketing como protagonistas de las relaciones entre cliente y producto 

Desde los empleados hasta los microinvestigadores y aquellos con un millón de seguidores, la razón por la que sus audiencias confían en ellos es que estas audiencias tienen relaciones y confianza desarrollada con estas personas.

La promoción pagada que aprovecha a los influyentes es mejor cuando el contenido compartido es genuino; El influyente debe ser fiel a su estilo y mensaje, y la marca debe cumplir sus promesas.

Mi amigo Nick Cicero, fundador y CEO de Delmondo, compartió un excelente estudio de caso en el Congreso de Innovación: su compañía trabajó con Marriott Rewards y con un influencer de Snapchat para crear una serie de historias de video que fue divertida para la audiencia y mostró la personalidad de cada influenciador.

No solo compartieron el contenido de manera orgánica, sino que pusieron dólares pagados detrás de la campaña en Snapchat y otras redes para obtener aún más del contenido.

4.- Anuncios contextuales para obtener más

Sí, estamos viendo el despliegue de anuncios geo-cercados, incluidos los anuncios que responden a lo que ha navegado recientemente.

Pero todavía estamos en el extraño valle de la publicidad receptiva.

Al extraer grandes volúmenes de datos, los anunciantes podrán ofrecer el anuncio correcto en función no solo de sus actividades, sino también de sus motivaciones y deseos.

Si piensa que las recomendaciones sobre Netflix se han vuelto inteligentes, piense en cuáles podrían ser las posibilidades para la publicidad.

5.- La realidad aumentada hace que los anuncios sean más útiles

Claro, ahora nos estamos divirtiendo con Snapchat Lenses, pero la próxima ola de anuncios de AR te permitirá ver esa mesa de comedor en tu propia casa o te permitirá probar la última pieza de joyería sin salir del sofá.

Con el lanzamiento del kit Apple AR y Google Lens, estamos viendo las posibilidades de las aplicaciones, pero pronto, también veremos las aplicaciones en anuncios atractivos.

6.- Ideas poderosas con Data Mining

La búsqueda visual ha llegado, beneficiando a los anunciantes en Pinterest, Google y Bing con datos sobre las imágenes que la gente está buscando.

Pero con la implementación de herramientas como MetaEyes, los mercadólogos también podrán ver qué tipo de imágenes publican sus fanáticos en sus feeds de redes sociales.

Esto permitirá a los anunciantes ser más específicos y efectivos en términos de mostrar los anuncios más relevantes para convertir a sus clientes.

Lo que une estas tendencias es que se centran en traducir datos sobre el comportamiento y los intereses para crear anuncios que respondan a las acciones de los consumidores con más matices, precisión y relevancia que nunca.

Cuanto mejor sea la experiencia para el público, mejor se comportarán los anuncios para las marcas.  Al comprender a dónde nos dirigimos en los próximos años, podemos planificar mejor nuestro contenido para reflejar las capacidades y los intereses de nuestra audiencia.