Compartir

Líneas de tiempo, diagramas, pizarras y post-its. Estas son solo algunas maneras de asegurarte que todos los esfuerzos de tu empresa caminen hacia un mismo objetivo usando un Product Roadmap.

Pero antes de entrar en detalle sobre cómo hacer el product roadmap, mejor definamos qué cosa no lo es.

No es un plan de trabajo

No queremos fechas exactas ni límites de tiempo muy definidos. La idea del product roadmap es priorizar lo que necesitamos hacer ahora, qué haremos justo después, y cómo continuaremos a futuro.

Viendo los tiempos de manera holgada no nos estresaremos trabajando contra al reloj. Y podremos organizar mejor nuestros esfuerzos como equipo.

Cuando toque el momento de enfrentar una tarea específica, ahí recién comenzamos a planear fechas límite y cómo medir nuestros avances.

1.- No es un organigrama de la oficina

Si bien la idea es centralizar todos los esfuerzos de tu equipo, no busca diagramar los flujos de trabajo ni cómo viaja la información en tu empresa.

La idea es que en un solo documento puedas ver lo que es más prioritario en cierto momento, independientemente de si es el paso final o el primero de cierta tarea.

Si bien se generarán ciertos flujos (para las tareas que necesitan que se dé A o B ahora para poder hacer C después), diagramar estas interacciones no es su propósito principal, sino priorizarlas y alinearlas a tus esfuerzos globales.

2.- Sí es una vista rápida de todo lo que hace tu empresa para alcanzar sus metas

product roadmap si es

Para empezar con el roadmapping hay que tener cinco elementos claros: la visión de tu empresa, los objetivos que tienes para lograr la visión, los bloques de tiempo con los que se armará el mapa, un disclaimer simple y los públicos que verán el mapa.

3.- Visión

¿A dónde quieres llegar? ¿Cuál es tu meta a largo plazo? O hasta, ¿cuáles son tus sueños para tu empresa?

Tener esto claro es sumamente importante, ya que para llegar a ser grandes tenemos que saber qué estamos haciendo ahora para lograrlo.

Si bien la visión no va escrita de manera explícita en todos los roadmaps, es necesario tenerla clara para alinear a todos los miembros del equipo a ella.

4.- Objetivos

¿Cuáles son los pasos que estamos tomando para lograr este objetivo? ¿Qué estamos haciendo ahora?

Muchas veces cuando estamos atrapados en el día a día no tenemos muy claro cuáles son las metas a largo plazo.

Es probable que pasemos la mayor parte de nuestros días apagando incendios en vez de ver qué los están causando, y justo por acá es un buen lugar para empezar.

Conversa de manera cercana e informal con las diferentes áreas de tu equipo y averigua qué están haciendo hoy.

Apunta todo, pídeles que le den una prioridad a cada tarea y ordénalas en tu borrador del product roadmap.

5.- Bloques de tiempo

¿Cómo son los tiempos que manejan en tu empresa? ¿Cada cuánto cambian de tarea?

Si bien se recomienda trabajar con tiempo holgados como describimos hace un rato (ahora, después, a futuro), estos rangos pueden variar de empresa a empresa. Para definir esto es clave saber si las tareas cambian muy rápidamente en tu equipo.

Si estás en el rubro de producción, entre que se diseña algo, se valida, hay pruebas y cambios pueden pasar meses o años entre que los equipos cambien de tarea; pero sí trabajas en una start-up donde todo es “para ayer”, los bloques de tiempo podrían ser semanas o días.

Hay que considerar que un product roadmap no puede estar cambiando y siendo actualizado cada día. Cuando establezcas los rangos de tiempo con los que vas a trabajar, recuerda tomar esto en cuenta, el tiempo que te toma organizarlo y la facilidad que tienes para recibir feedback de tu equipo.

6.- Disclaimer

Esta parte no es la más importante, pero es definitivamente necesaria: una simple frase que indique que todo lo escrito en tu mapa puede cambiar sin previo aviso. ¿Y esto por qué?

Hay diferentes factores externos a tu equipo y empresa que van a afectar cómo se desempeña ésta en el mercado.

Si un competidor saca un feature antes que tú, tu mapa de producto debería cambiar para reflejarlo, y es necesario aceptar que no todo está bajo nuestro control.

7.- Públicos

¿Este mapa es para uso interno? ¿Lo verán las cabezas de equipo o todos? ¿Qué información pongo para cada área?

Es necesario tomar en cuenta qué información ponemos en el mapa de producto dependiendo de qué público lo va a ver.

Si queremos alinear al área de marketing a los esfuerzos de la compañía podría ser más útil incluir información de públicos e inversión publicitaria. Si es para el área de RRHH, podríamos incluir cuánta gente hay en cada equipo, o algún indicador sobre el clima.

¿Lo va a ver la alta gerencia? Entonces va a ser necesario poner los indicadores extras qué más les interesen a ellos.

Y si la idea es que lo vea tus usuarios y consumidores, habría que reconsiderar cuánta información interna se comparte con ellos.

8.- Pero entonces, ¿para qué hago un Product Roadmap?

Como ya comentamos, es para alinear todos los esfuerzos que hace tu compañía, equipo o empresa hacia la visión que se quiere lograr.

En el mundo corporativo es muy fácil caer en el día a día, y si no hay una guía que aterrice los esfuerzos de las diferentes áreas y los canalice hacia una misma meta, el crecimiento puede ser más lento de lo deseado.

Pero muy aparte de esto, un mapa de producto tiene varias ventajas que van más allá de los indicadores comerciales.

9.- Vuelve a encender la pasión por tu empresa

product roadmap big bulb

Después de estar trabajando por uno o dos años es probable que las motivaciones de tus colaboradores no sean las mismas que en el día uno.

Con una conversación de a dónde quieren llegar y qué planean lograr con su trabajo diario, esta motivación puede ser reencendida y aprovechada para potenciar a tus equipos.

Así mismo, ver en algún medio dónde están como equipo, hacia dónde van y qué tareas van avanzando para llegar ahí ayuda a mantener esta chispa encendida y a hacer más tangibles los resultados de sus esfuerzos.

10.- Genera expectativa sobre hacia dónde va tu empresa

Pero los mapas de producto también pueden ser herramientas para motivar y capturar a tu público.

¿Ofreces un servicio que va a tener una de sus funcionalidad repotenciada y mejorada (habiéndolo validado extensamente antes)?

Que tu público vea cómo trabajas para implementar esta mejora puede generar expectativa y asegurarte nuevos clientes.

De la misma manera, cualquier vendedor experto puede incluir en sus pitches no solo lo que tu empresa está haciendo ahorita, sino todas las ventajas que tendrá en un futuro cercano y lejano si trabajan contigo hoy.

11.- ¡A trabajar!

product roadmap engranajes

Ahora que ya tienes todas las actividades que realizan los diferentes equipos hoy, las prioridades que le dan a cada una, y los bloques de tiempo adecuados para el flujo de trabajo de tu empresa, ha llegado el momento de armar tu Product Roadmap:

a.- Ordena todas las tareas que se realizan ahora, después y a futuro primero, para que puedas ver un macro de todos los esfuerzos de tus equipos.

b.- Priorízalos en base a la visión de tu empresa. ¿Qué están haciendo que no ayuda a alcanzarla? ¿Son todas las tareas necesarias? En base a eso, y tomando en cuenta la priorización que te ha dado cada área, ordénalas de la manera más clara posible.

c.- Puedes usar un archivo de Excel, una línea de tiempo, un diseñador gráfico o hasta post-its pegados en una pared para comunicar tu mapa de producto. Busca qué método sería más efectivo para las capacidades de tu equipo y ponlo en práctica.

Planea la presentación a los equipos.

¿Es un equipo chico? Entonces una reunión grande podría ser más efectiva. ¿Son equipos grandes? Mejor comunícate con las cabezas para que ellas transmitan el mensaje.

a.- Si lo vas a publicar en tu página o será usado por ventas, recuerda censurar la información que compartes con tus clientes potenciales.

No te olvides de agregar el disclaimer. Nadie quiere que después te saquen en cara si hubo algún cambio imprevisto, y de estos van a tener varios. Hay muchos factores externos a tu equipo o empresa que influirán en el mapa, y hay que dejarlo en claro cuando lo presentes.

Y eso es todo. Si quieres conocer a más detalle los pasos para realizar un mapa de producto efectivo, te recomendamos leer PRODUCT ROADMAPS RELAUNCHED, de O’Reilly, en base al cual, y sumado a nuestras experiencias en Velogig, hemos armado este artículo.

Ponlo en práctica y cuéntanos cómo te va en los comentarios.