Aunque de alguna forma u otra habíamos oído hablar de él y conocíamos de su funcionamiento hasta cierto punto, no sino hasta enero del 2018 cuando el término “algoritmo” pasó a formar parte de recurrentes conversaciones entre marketeros de todo el mundo.

Fue en ese mes que se anunció que el algoritmo de Facebook cambiaría. A partir de entonces, como lo anunció Mark Zuckerberg, se priorizaría el contenido de “amigos, familia y grupos”.

fue así como el gigante de las redes sociales dejaba de dar prioridad a las marcas que no invirtiesen en él.

¿Qué es este dichoso algoritmo?

Antes de hablar del cambio en el algoritmo, debemos entender su esencia: se trata de un recurso que, empleando una serie de factores determina qué aparecerá primero en el «News Feed» de la de los usuarios de Facebook

Es decir, determina qué verá el usuario al entrar cada día a su perfil en esta plataforma y qué tan relevante es para ellos.

Entre los principales factores que entran en juego se encuentran todas las preferencias e intereses de los usuarios.

Además, considera su comportamiento en la red, la interacción con sus amigos o cuánto tiempo se queda revisando una publicación.

Otro factor relevante es quiénes publicaron, cuándo lo hicieron (mientras más reciente, más posibilidad de aparecer en el feed), qué se publicó (fotos, textos, videos) o qué reacciones suscitaron las publicaciones (me gusta, compartir, etc.).

Ya podrán darse una idea de la cantidad de contenido potencial listo para ser mostrado a los usuarios de Facebook.

Este algoritmo organiza el contenido según las posibilidades que existen de que el usuario interactúe con este.

Se toma en cuenta las preferencias individuales de los usuarios y se prioriza aquel contenido que aumenta la interacción como, por ejemplo, los videos.

De ahí que estos aparezcan primeros en los feeds pues presentan tasas de engagement más altas que el resto de formatos.

¿Qué es lo que ha cambiado?

Desde el día en que se anunció, todo cambió en Facebook.

Y, como lo publicó Zuckerberg en su cuenta oficial: “Verás menos contenido público como publicaciones de empresas, marcas y medios. Y si ese contenido quiere tener algún tipo de alcance debe fomentar interacciones significativas entre las personas”.

Este cambio en el algoritmo nos llevó a repensar la manera en la que creamos y compartimos contenido y en priorizar estos factores en nuestra estrategia digital:

Señales o consideraciones sobre el contenido

Se refiere a todo en lo que las marcas se deben centrar para que su contenido obtenga mayores vistas en las noticias de Facebook. 

Eso quiere decir que ahora debemos centrarnos en lo que hace que el contenido sea personal y digno de conversación.

De ahí que interacciones como reaccionar, compartir o comentar tengan más peso que las pasivas, como, por ejemplo, dar clic en el enlace.

Comentarios

En el nuevo algoritmo de Facebook, el poder de generar conversación está bien valorado.

Debemos enfocarnos en crear contenido que inspire a los usuarios a etiquetar a otros contactos o amigos e iniciar una conversación.

Por ejemplo, al compartir contenido de una marca en nuestro feed y recibir reacciones y comentarios de nuestros amigos, esta misma publicación se mostrará a otras personas y aumentará el alcance de la publicación.

Por eso resulta importante para las marcas incluir preguntas y llamados a la acción.

Asegúrate de crear contenido relacionado con temas relevantes en los que los usuarios tengan opiniones.

Mientras más respuestas y comentarios tenga una publicación de este tipo, mejor visibilidad tendrá.

Reacciones

El nuevo algoritmo favorecerá aquellas publicaciones con reacciones más complejas que el “me gusta”.

Si un usuario se ha dado el tiempo para presionar el ícono de corazón, esta publicación estará mejor ubicada en el feed de noticias. Facebook busca priorizar las emociones “activas”.

Predicciones

Facebook emplea el perfil y aquellos comportamientos anteriores de los usuarios para calcular qué tan posible resulta que comenten, interactúen o reaccionen ante una publicación manteniendo aquellas que considera que no son relevantes, fuera del alcance del usuario.

Puntaje

Relacionado con el valor que se le asigna al contenido y que definirá qué tan relevante será para el usuario.

Mientras más alta sea la puntuación, mayores probabilidades de aparecer en el feed. Al tratarse de un sistema tan personalizado, no será el mismo para dos usuarios.

Cada quien verá aquello que el algoritmo considere más importante según comportamiento y preferencias.

Así por ejemplo, las publicaciones de marca compartidas por amigos (y que estos a su vez reaccionen y compartan) a través de Facebook Messenger obtienen mejores puntuaciones.

Aquí tienes más factores a tener en cuenta sobre el algoritmo de Facebook:

  • Tipo de historia: ¿se trata de una foto, un video, un enlace o un vídeo en vivo? Facebook señala que es el video en vivo lo que genera mayores conversaciones entre usuarios.
  • Tiempo promedio empleado en el contenido: ¿cuánto tiempo ha pasado el usuario con este contenido, sea viéndolo o participando?
  • Relevancia informativa del post: ¿qué tan significativo resulta el contenido publicado?
  • Integridad del perfil: mientras más campos estén completos en la página de negocios de la marca, mejor. Así, tanto Facebook como seguidores podrán tener una idea clara de la marca, qué ofrece, a quién se dirige, etc.
  • Autenticidad: si un contenido tiene apariencia de Spam o señales de sensacionalismo, no se encontrará bien posicionado en el feed. Se da preferencia al contenido auténtico, que comunique y conecte con su audiencia. No que solo busque un clic o “Me gusta”.

Recuerda siempre apostar por contenido orgánico, original, cercano y que promueva la conversación en tu audiencia.