El Social Proof (prueba o demostración social), también conocido como influencia social informativa, es un fenómeno psicológico por el cual una persona asume como correctas las acciones de un grupo mayoritario en una situación específica.

Debido a este comportamiento, ante la falta de conocimiento, se tiende a adoptar el comportamiento colectivo como propio presuponiendo que el grupo tiene un mayor conocimiento de la situación. Es un tipo de conformidad.

Aún existen muchas marcas y empresas que no participan en las redes sociales, uno de los grandes temores es que puedan opinar sobre ellas, sobre todo el temor a las críticas.

Pero aun en las criticas pueden salir ganando, pueden aprender de esos comentarios, conocer más a sus usuarios y si aplica realizar los cambios necesarios.

Ya se ha hablado que el contenido es el rey y las marcas deben de trabajar mucho en eso, deben de crear contenidos atractivos y de calidad que interesen a los demás usuarios (no solo texto, usa imágenes, videos).

Una de las maneras de poder medir el Social Poof, es por ejemplo con el número de “Me gusta” y/o el número de veces que el contenido ha sido compartido.

Entre más veces se comparta, puede llegar a influir en la decisión de otros usuarios en hacerlo. Aprovecha el uso de los botones que ayuden a compartir el contenido.

Las marcas deben de incluir en sus páginas web o blog los comentarios de los demás usuarios, los cuales llegan a influir en la decisión de los demás.

Dejando el temor a un lado, las marcas deben crear y desarrollar sus perfiles en las redes sociales, y es a través de él donde las marcas pueden conversar con los demás usuarios y fortalecer su comunidad. Por consecuencia convencerlos de llegar a ser un cliente más.

¿Qué es el Social Proof?

 

Los seres humanos necesitan la confirmación de terceros para tomar o confirmar una decisión. Típicamente no nos fiamos de nuestro propio criterio o sentido común.

Se ve reflejado, por ejemplo, en los parqueos. Los conductores suelen ponerse en la cola donde tienen otros vehículos por delante dejando de lado las entradas donde no tendrían que esperar.

Si no hay cola la asociación es que debe haber algún problema porque en otro caso hubiera coches.

En supermercados se observa en ocasiones un fenómeno parecido. Pon 2 heladerías una al lado de otra. Siempre optaras por aquella con cola.

Si hay personas esperando, cuando la otra esta vacía es que tiene que haber una diferencia importante que merece el tiempo de espera. En muchos aspectos, somos seres solitarios, pero sobre todo en situaciones nuevos nos guiamos por la manada y la seguimos.

Social Proof aplicado al Marketing Digital

El subconsciente del ser humano es el gran desconocido para el marketing. No siempre las razones se toman de manera racional.

El Social Proof se ve reflejado en algunos aspectos básicos que puedes observar todos los días en páginas web y redes sociales.

Desde la perspectiva del Marketing Digital, es interesante analizar y utilizar la influencia social para nuestras estrategias de conversión, ya que generan confianza en el cliente potencial.

Para haceros una idea de diferentes tipos de Social Proof, desarrollamos 4 puntos:

Social Proof basado en números

Se basa en la cantidad de gente que ha realizado una acción, como número de clientes de un negocio, número de usuarios de un servicio o aplicación (web o móvil) o número de productos vendidos.

Social Proof basado en recomendaciones de expertos/influencers:

Cambiando de la cantidad a la ‘calidad’ de la opinión. Hablaríamos de las reseñas por parte de personas relevantes como expertos del sector o influencers de ciertas redes sociales a los que sigue un número de gente considerable que se fía de su opinión y asocian que use ese servicio o producto con calidad (independientemente de que la tenga o no).

Social Proof basado en testimonios:

Otro módulo habitual de las webs de los últimos años, los testimonios de otros clientes. Un valor añadido que indica que esa persona recibió el beneficio del producto o servicio que ofreces.

Social Proof basado reseñas y valoraciones:

Las reseñas de los clientes son como testimonios resumidos. La diferencia radica en que los testimonials son casos de éxito y las reseñas son opiniones de todo tipo, positivas, negativas o neutras.

¿Para qué podemos usar el Social Proof?

Como se suele decir: ¿A dónde va Vicente? Donde va la gente. Nos guste o no, vivimos en una sociedad de consumo.

Las opiniones de los clientes, desde que llegó la web 2.0, son decisivas en las ventas. Se le cuida mucho más y se interactúa con él.

Por ello, cuando compramos un producto en Internet, dedicamos tiempo a leer reseñas, opiniones, y críticas sobre él. Todos nos dejamos influenciar por los datos, testimonios e imagen.

Si quieres mejorar tus oportunidades de negocio, ya vendas productos o servicios, debes tener muy en cuenta el Social Proof e invertir tiempo en investigar, monitorizar Internet y redes sociales, analizar la competencia, etc.

Mejora tu imagen online teniendo en cuenta todo lo mencionado anteriormente y utiliza las herramientas de los gestores de contenidos en función de tus necesidades, siempre orientando tus acciones a un público segmentado concreto.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.