Crear y clasificar un sitio web no siempre se traduce en un éxito inmediato. Incluso el primer resultado de la página de resultados del motor de búsqueda de Google (SERP) puede tener un análisis web terrible. Uno de ellos es la tasa de rebote, una métrica que, es el héroe anónimo de un sitio web exitoso.

Y aunque es uno de los barómetros más importantes de rendimiento del marketing digital. Aun así, también es una de las métricas más incomprendidas.

Esta métrica es un punto de referencia crítico y decisivo. Si no lo tienes bajo control, es posible que tengas que despedirte de cualquier posibilidad de éxito real y duradero de tu sitio web.

Para ayudarte a dominar tu tasa de rebote y mantenerla lo más baja posible, en este artículo te guiaremos a través de su definición y las mejores prácticas.

¿Qué es la tasa de rebote?

Tasa de rebote

Algunos especialistas en marketing utilizan el término «tasa de rebote» con tanta frecuencia que muchos dueños de negocios tienen demasiado miedo de preguntar qué significa realmente.

Afortunadamente, no es un concepto complicado.

Para dar sentido a lo que es, piénsalo así: Entras en una tienda, te das la vuelta y vuelves a salir.

No interactúas con el empleado, no pruebas ninguno de los productos ni echas un vistazo a ninguna de las ofertas, simplemente te retiras.

Pues lo mismo ocurre con tu sitio web. Un rebote es cuando un usuario llega a tu página, pero no interactúa con ninguno de sus elementos y no visita ninguna otra página de tu sitio.

¿Cómo puede ser provocado un “rebote”?

Métricas y KPIs

Existen innumerables factores desencadenantes potenciales que podrían enviar a los visitantes de tu sitio web a retirarse, sin embargo, hemos destacado los más comunes a continuación:

  • Regresar a los resultados de búsqueda
  • Cerrar el navegador web
  • Introducir una nueva URL en la barra de direcciones
  • Seguir un enlace externo
  • Permanecer inactivo (agotar el tiempo de la sesión)
  • Ver la página completa, pero sin interactuar con ningún elemento y luego salir del sitio web

¿Por qué es importante controlar la tasa de rebote?

Ahora que sabes lo que significa y como puede ocurrir, hablemos de su importancia.

Recuerda que es probable que los usuarios que lleguen a tu sitio estén interesados ​​en lo que tienes para ofrecer. Pero, si rebotaron de inmediato, significa que no lograste mantenerlos comprometidos. Es una pérdida porque el usuario puede acudir a otra web y hacerle ganar dinero.

Además, también es un factor de muy importante de clasificación en los motores de búsqueda. Las páginas que tienen una tasa de rebote más baja tienen más probabilidades de clasificarse en la primera página de Google.

Por último, una tasa de rebote muy alta indica que hay algún problema con tu sitio. Podría ser cualquier cosa, desde un defecto de diseño hasta un contenido deficiente.

¿Cuál sería una buena tasa de rebote?

Puede ser difícil dar un número exacto porque depende de una variedad de factores, incluido el nicho y la antigüedad de un sitio web, sin embargo, hay unos aproximados que podrían servirte de referencia:

  • eCommerce y Retail: 20% – 45%
  • Sitios B2B: 25% – 55%
  • Sitios de generación de leads: 30% – 55%
  • Sitios que no son de comercio electrónico: 35% – 60%
  • Landing pages: 60% – 90%
  • Blogs y sitios informativos (noticias): 65% – 90%

¿Cómo lo calcula Google Analytics?

GA calcula automáticamente la tasa de rebote de todas las páginas individuales de tu sitio web y te lo muestra en porcentaje en su dashboard.

Google lo calcula tomando las sesiones de una sola página y dividiéndola entre todas las sesiones totales.

En términos más simples, Google divide tus visitas rebotadas (una sola página) por el número total de visitas (sesiones) a tu sitio web (o página).

Fórmula Tasa de Rebote

¿Cómo analizar tu tasa de rebote?

La tasa de rebote aparece en tu cuenta de Google Analytics. Hay bastantes lugares donde puedes verlo, ya que esencialmente es solo un punto de datos que puede correlacionar con cualquier otro dato. Un par de lugares comunes que quizás desees verificar son:

  • Comportamiento > Todas las páginas > Tasa de rebote (Puedes ver qué páginas tienen una tasa de rebote más alta o más baja)
  • Adquisición > Canales > Tasa de rebote (Puedes ver qué tipo de tráfico tiene la tasa de rebote más baja)
  • Adquisición > Fuente/Medio > Tasa de rebote (Puedes ver qué tráfico de referencia y medios tienen la tasa de rebote más baja)
  • Adquisición > AdWords > Campañas > Tasa de rebote (Puedes ver cómo le va a tu campaña de AdWords en lo que respecta a la tasa de rebote)

Tasa de Rebote Google Analytics

¿Cómo reducir la tasa de rebote?

Una tasa de rebote alta puede dificultar potencialmente tus posibilidades de éxito, por lo que es fundamental que analices las diferentes áreas de mejora de tu sitio e identifiques qué está causando el problema, una vez identificado, es hora de tomar medidas y reducir su tasa de rebote con estas buenas prácticas que te recomendamos a continuación.

  • Aumentar la velocidad del sitio

La velocidad y el rendimiento de tu sitio web juegan un papel importante en la permanencia de los visitantes. Cuanto más tarde su sitio en cargarse, más rápido se molestarán los visitantes y abandonarán el sitio.

  • Optimiza tu contenido para coincidir con la intención de búsqueda

Mejorar el contenido ofrece varios beneficios. Aumenta la conversión, educa a los visitantes y mejora la tasa de rebote.

Atrae visualmente a tus usuarios utilizan imágenes y videos en un formato inteligente para garantizar que tus páginas sean fáciles de hojear. Sin embargo, eso no es todo lo que importa.

Sobre todo, tu contenido debe ser informativo y relevante. No crees páginas porque sí. Haz que cada palabra cuente y agrega un CTA en la página. Este simple truco puede reducir la tasa de rebote.

  • Utiliza llamados a la acción (CTA) claros y enfocados

Una llamada a la acción (CTA) les dice a los visitantes que hagan algo como «comprar ahora», «contáctenos» o «comience una prueba gratuita».

Convertir visitantes implica pedir algo y no pedir demasiado de manera equilibrada. Recuerda que debe tener ciertas características que lo hagan imposible de perderse, tentador, de fácil acceso, honesto y claro.

  • Agrega una barra de búsqueda

La barra de búsqueda ayuda a los usuarios a encontrar lo que necesitan. Asegúrate de mantener el botón de búsqueda amplio y claramente visible.

Una muy buena opción para agregar una barra óptima y con la longitud suficiente para realizar cualquier búsqueda es introducir una barra de búsqueda dinámica que se hace más grande automáticamente a medida que uno comienza a escribir en el cuadro.

Otra buena opción es fijarla en la parte superior para que los usuarios puedan encontrarla fácilmente. No tiene sentido tener una barra de búsqueda si nadie puede verla.

  • Usa los enlaces internos sabiamente

Los enlaces internos son otra forma de hacer que los visitantes hagan clic en tu sitio web. Dicho esto, no querrás abrumar tu contenido con ellos.

Si tu sitio tiene más información sobre un tema en otra página o publicación, vincúlalo, de esa manera, crearás un flujo natural en tu sitio web.

Conclusión

La tasa de rebote es una métrica clave porque te dice mucho sobre tu marketing digital, relevancia y experiencia de usuario.

Vigila constantemente tu tasa de rebote para asegurarte de mantenerla bajo control. Demasiados rebotes pueden impedir tus conversiones y, a veces, incluso afectar su SEO.

Ahora que ya conoces más sobre la tasa de rebote ¿Estás listo para reducirla?
Si tienes más dudas o necesitas ayuda con tus redes, comunícate con algún miembro de nuestro equipo. 

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.