La arquitectura SEO de un sitio web es el héroe anónimo de la optimización de motores de búsqueda. Fundamentalmente, la navegación de tu sitio y la jerarquía de URL son los componentes más valiosos que determinan si tu sitio puede clasificarse para frases o palabras clave competitivas y de alto volumen.

Puedes tener el mejor contenido del mundo, pero si tu sitio es difícil de navegar para los visitantes o para el rastreo de los motores de búsqueda, no funcionará bien para la búsqueda orgánica.

Si bien es fundamental, es increíblemente fácil implementar la arquitectura SEO de manera incorrecta o, peor aún, ignorarla por completo, y aunque actualmente es un concepto ampliamente utilizado, no todo el mundo sabe a ciencia cierta qué aspectos engloba la arquitectura de la información.

¿Qué es la arquitectura de la información?

Arquitectura WEB SEO

De forma muy genérica, podríamos decir que abarca la organización, disposición y estructura de la información contenida en interfaces interactivas, como sitios web, dispositivos móviles, aplicaciones de software, videojuegos e interfaces de máquinas electrónicas, entre otras.

A la hora de saber qué tipo de arquitectura web es la más adecuada para cada proyecto, se utilizan criterios de usabilidad y posicionamiento orgánico, que son los que se aplican de forma prioritaria a la hora de tomar decisiones.

Al igual que un arquitecto convencional no empieza a construir una casa por el tejado, para acertar con la estructura de una web para SEO es imprescindible tener en cuenta algunos aspectos básicos que condicionarán el posicionamiento orgánico de todo el proyecto.

En un proyecto web, la arquitectura de la información engloba la creación de tres herramientas muy útiles a la hora de dejar bien definidos cómo van a ser la estructura y los flujos de información:

  • El árbol web
  • El funcional
  • Los wireframes.

Estas tres utilidades se aplican de formas distintas, en función de la complejidad y requerimientos que exija el proyecto. Así, cabe la posibilidad de que se pueda prescindir de alguna de ellas cuando el desarrollo de una web se prevea más sencillo.

¿Por dónde empezar con la arquitectura SEO?

La arquitectura sólida de un sitio web conduce a buenas métricas de usabilidad. Cuando los visitantes navegan intuitivamente por un sitio web, ese sitio tiende a convertir mejor.

El mantra de Google ha sido durante mucho tiempo: «Hacer páginas principalmente para los usuarios, no para los motores de búsqueda». En otras palabras, la organización de tu sitio web es tan importante para Google y otros motores de búsqueda como lo es para tus clientes y visitantes del sitio.

Si un usuario no encuentra lo que busca en tu sitio, regresará a los resultados de búsqueda y realizará otra búsqueda, lo cual le indicará a Google que tu página no es de interés frente a su búsqueda y el nivel de usabilidad se considerará inferior.

Ten siempre en cuenta que las métricas de usabilidad positivas: una tasa de clics atractiva; un tiempo de permanencia más alto y una tasa de rebote más baja se correlacionan con clasificaciones más altas. En última instancia, una arquitectura SEO puede mejorar significativamente el tráfico orgánico y las conversiones.

¿Cómo crear una estructura web para SEO?

1. Identifica patrones de búsqueda

A partir del estudio de palabras clave, es necesario establecer los distintos patrones de búsqueda que permitirán jerarquizar las taxonomías que hayamos identificado para, así, determinar una arquitectura adecuada del sitio web.

Es decir, todo ello sirve para agrupar el contenido que comparte características similares a través de categorías y subcategorías.

2. Emplea una estructura más horizontal

Arquitectura SEO

Una estructura vertical es más profunda, por lo que Google tendrá más dificultades para llegar a todas las páginas. Por ello es recomendable emplear una estructura horizontal con no más de 3 niveles de profundidad.

De esta manera, mejoramos el crawl budget (tiempo que asigna Google a una web determinada para rastrearla), haciendo que el robot del buscador gaste menos presupuesto de rastreo para acceder a todas las páginas.

3. Crea URL amigables para SEO

De nada sirve una buena arquitectura web SEO si las URL de tu web no son perfectas, ya que los buscadores identifican a través de ellas el contenido que se van a encontrar en una página.

Las URL amigables o semánticas ayudan solo con leerlas a hacernos una idea de lo que vamos a ver, y por ello es tan importante que no sean muy extensas, que no contengan stop words y, sobre todo, que reflejen la keyword que queremos posicionar para esa página.

Finalmente, siempre utiliza una URL única por pieza de contenido. No crees 10 direcciones URL diferentes a las que se pueda acceder de 10 maneras diferentes que brinden el mismo contenido. Esa es una pesadilla para la navegación y una pesadilla para el SEO, ya que los motores de búsqueda intentan averiguar qué página deben mostrar.

4. Establece una estrategia de enlazado interno

Backlinks

Haz que los enlaces sean relevantes y útiles. Cuando alguien mira un enlace, necesita comprender a dónde lo llevará y por qué se vincula desde una página. Esto es importante, especialmente si el enlace está dentro del contenido en lugar de la navegación.

Además, el objetivo también es conectar las diferentes páginas para repartir el link juice por toda la web. Pero ¿qué pasaría si una página no tiene ningún enlace interno apuntando hacia ella?

Como seguro que ya sábes, Google usa los enlaces para saltar de página a página y para poder así indexarlas. Por tanto, si una página no cuenta con enlaces internos el robot no será capaz de encontrar estas páginas huérfanas, y, en consecuencia, no podrá rastrearlas.

5. Cuidado con las canibalizaciones

Es un error pensar que cuantas más páginas tengamos, más keywords posicionadas tendremos. Y es que, si el contenido de dos páginas es demasiado parecido, estaremos tratando de rankear en las SERP por las mismas palabras clave, pero con distintas URL, lo que conlleva una canibalización SEO.

En resumen, crea nuevas páginas si tu contenido va a ser único, para que Google no se haga un problema al determinar qué página es la que debe posicionar.

Ahora que ya sabes algunos aspectos que influyen en la arquitectura web para SEO, antes de pensar en crear un contenido espectacular para tus usuarios, analiza si tu sitio está estructurado para que Google quiera que aparezcas en las SERP.

Recuerda que una buena arquitectura facilita la indexación de tu web, mejora el rastreo y mejora la experiencia de usuario.

La arquitectura de información de tu web debería sentar las bases de toda tu estrategia SEO, porque logrará que toda tu estrategia de posicionamiento sea mucho más sencilla de llevar a cabo, con lo cual obtendrás mejores resultados.

Ahora que ya conoces los mejores tips para la Arquitectura SEO. ¿Estás listo para aplicarlos?
Si tienes más dudas o necesitas ayuda con tus redes, comunícate con algún miembro de nuestro equipo. 

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.